noviembre 17, 2014

LOS HERMANOS HERNANDO, JUAN, GONZALO Y FRANCISCO PIZARRO EN PERÚ

FRANCISCO PIZARRO

Conquistador español.
Hijo natural del capitán Gonzalo Pizarro y de Francisca Morales, en su juventud combatió con las tropas del Gran Capitán en Italia (1498-1501).

En 1502 marchó a La Española junto con el comendador Nicolás de Ovando y allí se enroló en una expedición a la tierra de Urabá dirigida por Alonso de Ojeda en 1510.

Como capitán intervino en la exploración de Vasco Núñez de Balboa en el Darién y alcanzó el mar del Sur en 1513.

Mientras servía como gobernador de la ciudad de Panamá (1519-1523) tuvo las primeras noticias sobre las riquezas que escondía la región de Perú, probablemente una corrupción del nombre del río Virú.

En 1523 inició la conquista de la costa oeste del continente sudamericano y la explotación del mar del Sur con Diego de Almagro y el clérigo Hernando de Luque con quienes debería repartir las utilidades.

Para su primera expedición realizada en 1524 contó con un barco, dos canoas, ochenta soldados y cuatro caballos, y logró reunir abundantes noticias sobre la existencia de un rico imperio inca.

Ante la negativa de Pedro de los Ríos, nuevo gobernador de Panamá, a financiar una expedición a Perú, reunió en la isla del Gallo a un grupo de trece soldados ("los trece de la fama") que atraídos por las riquezas prometidas le respaldaron en su nueva empresa.

Pizarro marchó a España para negociar las capitulaciones con el emperador Carlos V, que fueron firmadas en Toledo el 26 de julio del 1529.
Pizarro era designado gobernador y capitán general de Nueva Castilla con un sueldo de 725.000 maravedíes.
Don Hernando de Luque quedaba como protector de los indios.
Diego Almagro recibió el título de hijodalgo, la fortaleza de Túmbez y el cargo de gobernador sustituto de Pizarro.
Bartolomé Ruiz fue designado piloto del mar del Sur.
Y los trece soldados que acompañaron a Pizarro disfrutaron de numerosos privilegios y recibieron la hidalguía.
Estas capitulaciones motivaron su enfrentamiento con Almagro a su retorno.

Nuevamente en Panamá dirigió tres naos con 185 soldados y 37 caballos con las que inició la conquista de Perú en enero del 1531.
De Túmbez pasó a Tangarata donde fundó San Miguel de Piura, entró en contacto con los embajadores incas en abril y con el propio Atahualpa quien ambicionaba derrocar a su hermano Huáscar.
Ante su negativa a acatar la soberanía imperial y a convertirse al cristianismo Atahualpa fue hecho prisionero en Cajamarca gracias a la victoria de las tropas españolas sobre el ejército inca que fue sorprendido por los arcabuces, los mosquetes y la caballería (15 de noviembre del 1532).
Para evitar su muerte el inca entregó al conquistador un enorme tesoro.
El asesinato de Huáscar permitió a los españoles acusar a Atahualpa de conspiración y ejecutarle (agosto del 1533).
Su hermano Manco Capac fue proclamado sucesor y la devastada Cuzco, capital del imperio inca, fue conquistada en noviembre del 1533.

Pizarro asumió entonces la labor de consolidar la presencia española en Perú para lo que contó con la ayuda de sus hermanos Hernando, Juan y Gonzalo.
Al tener noticias de sus conquistas, el emperador Carlos V le reafirmó en sus cargos, le dio el título de marqués (futuro marquesado de la Conquista) y le concedió el gobierno sobre 270 leguas desde el río San Juan mientras que a Almagro le cedió la jurisdicción sobre 200 leguas al sur de ese río en la zona que bautizó como Nueva Toledo.

Las disputas sobre Cuzco y la pobreza de Chile acentuaron la rivalidad entre Pizarro y Almagro.
Almagro retornó de Chile en 1536 venció a Manco Capac, a Hernando y Gonzalo Pizarro, y a Alonso Alvarado, y tomó Cuzco, pero tras ser derrotado en la batalla de las Salinas fue ejecutado por orden de Hernando Pizarro en abril del 1538.
No obstante los partidarios de Almagro se agruparon en torno a su hijo Almagro el Mozo y se alzaron contra Pizarro, a quien dieron muerte en Lima en junio del 1541 antes de la llegada del magistrado Cristóbal Vaca de Castro, que había sido enviado por el Consejo de Indias para mediar entre ambas partes.
Durante su gobierno fundó la Ciudad de los Reyes, que pasaría poco después a denominarse Lima y concedió encomiendas para las explotaciones mineras.


HERNANDO PIZARRO

Conquistador español.
Hijo de Gonzalo y de Isabel de Vargas.
Luchó junto a su padre a las órdenes del duque de Nájera en las campañas de Italia y Navarra.

En 1530 fue nombrado capitán general de Nueva España y marchó a Perú para reunirse a su hermano Francisco.

Inició su viaje en Sanlúcar en 1530 y llegó a Túmbez en 1531.

Después de atravesar los Andes alcanzó Cajamarca en 1532 donde capturó al inca Atahualpa a cuyo procesamiento se opuso.

Fue enviado a España para entregar al emperador Carlos V la quinta parte del tesoro de Atahualpa que le correspondía por las capitulaciones y el rey le nombró comendador de la orden de Santiago en 1534.
A su retorno compartió con sus hermanos Gonzalo y Juan la gobernación del Cuzco donde resistió durante seis meses el cerco del inca Manco Capac.

Fue depuesto y apresado por Almagro, gobernador de Nueva Toledo, y tras su liberación, reunió un gran ejército con el que se impuso en la batalla de las Salinas (abril del 1538) tras la cual Almagro fue decapitado (8 de julio).

Juzgado por el Consejo de Indias fue encarcelado en el castillo de Mota de Medina del Campo en 1540 y no fue liberado hasta 1561.



GONZALO PIZARRO

Conquistador español.
Participó con su hermano Francisco en la conquista de Perú (1531-33) e intervino en las querellas que éste mantenía con Almagro quien tras imponerse en Abancay en 1537 fue derrotado en la batalla de Salinas.

En recompensa por sus servicios recibió tierras y fue designado gobernador de Quito en 1539.

En 1541 se puso al frente de una expedición compuesta por 350 soldados españoles y 4.000 indios para explorar el país de la Canela identificado con El Dorado.
Pero tras adentrarse en la selva amazónica y sufrir numerosas pérdidas humanas a causa de las inclemencias climáticas se vio obligado a retornar a Quito con tan solo una parte de la expedición mientras que su lugarteniente Francisco de Orellana recorrió y exploró el río Amazonas en 1542.

A su regreso Perú había sufrido cambios relevantes. su hermano Francisco había sido asesinado y Almagro el Joven se había alzado contra el nuevo gobernador Vaca de Castro.
Además el monarca español había promulgado las Leyes Nuevas de Indias en 1542 que restringían los privilegios de los conquistadores y cuestionaban el sistema de las encomiendas.

El virrey Blasco Núñez de Vela le nombró capitán general y justicia mayor de Cuzco, y poco después fue aclamado como gobernador de Perú por los oidores que le asignaron la defensa del antiguo sistema de encomiendas en 1544.
Al frente de de las tropas sublevadas se enfrentó a los realistas dirigidos por Núñez de Vela a quien derrotó y decapitó en la batalla de Añaquito en 1546 y contra las fuerzas del nuevo virrey Pedro de la Gasca enviado por el Consejo de Indias a quien venció en Huarina en 1547.

Finalmente La Gasca se supo atraer a parte de los sublevados antirrealistas (Hernán Mejía, Hinojosa y Lorenzo Aldana) y se impuso a las tropas rebeldes en Xaquixaguana (9 de abril del 1548).

Juzgado y condenado a muerte Gonzalo Pizarro fue ejecutado el 10 de abril de 1548.






No hay comentarios:

Publicar un comentario