noviembre 21, 2014

DIÁLOGOS DE LOS DIOSES DEL MAR

ENIPEO.-Posidón, esto no es correcto: has engañado a mi amada tomando mi aspecto y has quitado su virginidad a la muchacha. Ella creía que era yo el que lo hacía y por eso se entregaba.
POSIDÓN.-Porque tú, Enipeo, estabas desdeñoso y apático; ella, en cambio, andaba inquieta por tus orillas, se metía en tus aguas y a veces se bañaba, deseando encontrarse contigo, pero tú te mostrabas altivo ante ella.
ENIPEO.-¿Y qué?¿Por eso tenías tú que adelantarte y arrebatarme furtivamente su amor, fingir ser Enipeo en lugar de Posidón y engañar a Tiro, que es una muchacha sencilla?
POSIDÓN.-Demasiado tarde para sentirte celoso, Enipeo; en cuanto a Tiro, no le ha ocurrido nada malo, puesto que creía que perdía la virginidad en tus brazos.
ENIPEO.-Nada de eso, puesto que te uniste a la muchacha en mi lugar.
POSIDÓN.-Sí, porque tú no querías, Enipeo.


LUCIANO, Díálogos de los dioses el mar

No hay comentarios:

Publicar un comentario