noviembre 07, 2014

EL OMPHALÓS Y LOS MUCHOS AMORES DE APOLO

"¡Sean para mí la cítara y el curvado arco! Y revelaré a los hombres la infalible determinación de Zeus".
(Himnos homéricos a Apolo)

Apolo tuvo muchos amores, unos correspondidos y otros no.
Amores desafortunados: Dafne, Marpesa, Corónide, madre de Asclepio, Casandra.
Amores correspondidos: la náyade Cirene, madre del apicultor Aristeo, Clímene, madre de Faetón, Creúsa, madre de Ión, Reo, madre de Anio, sacerdote de Apolo en Delos, Manto, hija del adivino Tiresias y madre, por obra del dios, del adivino Mopso.
Amores homosexuales: Jacinto y Cipariso.

Sibila es en la mitología el nombre de una mujer encargada de emitir oráculos de Apolo.
Hay varias Sibilas míticas. Dentro de la mitología romana destaca la Sibila de Cumas con la cual Apolo intentó tener amores.

Se creía que el lugar en el que estaba emplazado Delfos tenía cualidades proféticas.
Era un santuario cuyos habitantes vivían de las ofrendas hechas a Apolo y de hospedar a los peregrinos que acudían a consultar el oráculo.

Una prolongación del campo de la adivinación es el de la poesía y la música, en la medida en que estas actividades precisan de una inspiración semejante a la de los adivinos (en latín vatis significa "adivino" y "poeta"), también lo vemos como protector de éstas y conductor de las Musas.

Protege también la medicina y es el padre del médico Asclepio.
Como boyero, ejerce su protección sobre la fecundidad del ganado.

En Roma tenían lugar los Ludi Apollinares, juegos en honor de Apolo que fueron instituidos un año después de la derrota de los romanos en Cannas ante Aníbal (216 a.C.).


No hay comentarios:

Publicar un comentario