abril 23, 2013

PASIÓN DE MADRE


SER MADRE

Ser madre es un privilegio, sin embargo, sobreproteger a los hijos al grado de asfixiarlos psicológicamente, es entrar en una vía que produce hijos infelices e inmaduros.

El ser madre es algo esperado y anhelado por muchas mujeres, que ven en dicha posibilidad una forma de autorrealización. No hay nada malo en la expectativa de ser mamá.

El problema se suscita cuando algunas mujeres no entienden que su rol de madre no les da derecho a castrar psicológicamente a sus hijos al grado de no permitirles crecer y desarrollarse adecuadamente como personas.

MADRES DE MARIDOS

 En muchas familias las mujeres se convierten en seres capaces de resolver todo dentro de la casa a tal grado que no sólo son las mamás de sus hijos sino que se convierten en las de sus propios maridos.

Las mujeres somos capaces de realizar muchas tareas y además lo hacemos con eficiencia . Estamos al tanto de los hijos y del marido, tan es así, que hasta los roles se han desdibujado para dar paso a una relación que dejó de ser de pareja para convertirse en madre-hijo.

 Es importante revisar por qué controlamos, cuáles son esas áreas en las que nos sentimos profundamente inseguras, cuáles son nuestros temores y qué tipo de relación y de pareja es la que estamos generando

 no hay que olvidar que en cualquier relación hay dos responsables. Los hombres con síndrome de Peter Pan son aquellos que se encuentran más proclives a entablar una relación del tipo madre-hijo. Parecen desvalidos, necesitan de alguien quien les haga sus tareas porque ellos nunca tienen tiempo para hacerlas, son aquellos a quienes hay que organizarles la vida, atenderlos a cuerpo de rey, son los eternos adolescentes incapaces de responsabilizarse de sus actos, suelen culpar a los demás de su mala suerte, además son egocéntricos, sólo están centrados en sus disgustos, rabias o trabajo excesivo. Pero como en todo, siempre encuentran a una Wendy que les allane el camino, que esté dispuesta y disponible para hacerles la vida.

PUNTO FINAL
·                  Lo primero que hay que hacer al respecto es, aceptar que estamos en una situación en la que la pareja se ha convertido en nuestro hijo.
·                  Actuar en consecuencia. No con rabia ni con resentimiento porque nosotros hemos sido parte de esto y así lo hemos aceptado.
·                  Dejar que enfrente su realidad y las consecuencias de la misma.
·                  Permitir que se haga cargo de sus cuentas, de sus pagos y citas.
·                  Revisar tu manejo del control.
·                  Revisar qué tienes miedo de perder.
·                  Trabajar sobre tus fuerzas y no debilidades.
·                  Revisar tu autoestima.



MADRES ABSORBENTES DE HIJOS/ SUEGRAS REPELENTES

Son aquellas que necesitan tener el control de la vida de sus hijos en todo momento, saber lo que hacen e incluso saber lo que piensan, aunque sean mayores y ya no vivan con ellas. 

Son sobreprotectoras, manipuladoras y metomentodo . Pueden llegar a hacer la vida muy desagradable a sus hijos. Quieren que sus hijos hagan siempre lo que ellas desean. Piensan que tienen derecho a intervenir en sus vidas aunque ellos vivan fuera del hogar. 

Se sienten seguras cuando son útiles a los demás, no suelen asumir la independencia de sus hijos y tienden a deprimirse cuando éstos se independizan y se van a vivir fuera de su casa. 

Tienen miedo a perder el cariño de sus hijos cuando éstos se hacen mayores y sienten celos, cuando sienten apego por otras personas, bien sean amigos o pareja. Piensan que su vida carece de sentido cuando no necesitan sus cuidados o atenciones.

Utilizan el chantaje emocional para conseguir aquello que persiguen, utilizando frases del tipo "nunca me cuentas nada", "no confías en mí", "crees que no estoy capacitada para ayudarte". Estas frases se utilizan con la intención de que el hijo hable sobre aspectos de su vida que ella desconoce y no puede controlar. Necesita entrometerse para poder opinar y manipular.

Continuamente recriminan a los hijos su forma de vestir, de actuar, de comportarse o los amigos con los que van si no se ajustan a sus deseos o a lo que ella espera de ellos. Tienen planificada la vida de sus hijos y sin contar con ellos, tienen decidido a qué se van a dedicar de mayores y qué estudios van a realizar.

En algunos casos, intervienen tanto en la vida de sus hijos que pueden llegar a anularlos por completo.


Mi respeto por las madres en general, pero hay madres tan absorbentes
Con sus hijos que, incluso ya casados, les siguen influenciando y manejando a su antojo por puro egoísmo. Sus hijos se casan y hacen de la nuera un enemigo a derrotar o alejar. O se someten los dos o deteriorará la pareja hasta la ruptura.

CÓMO EDUCAR A NUESTROS HIJOS

Pero la razón es que nuestra sociedad decidió en algún momento que los niños y los adultos responden a diferentes principios de conducta. Este ha sido un error muy dañino. La verdad es que los niños, como los adultos, sienten más ganas de cooperar cuando se les trata con amabilidad, respeto, entendimiento y dignidad. Pero esto no es un amor incondicional de tal forma que el hijo le diga al padre que si le castiga y le va a exigir esfuerzo no le querrá ni dará cariño. DE LOS CHANTAJES.

Creemos ser las mejores madres del mundo porque no dejamos ni a sol ni a sombra a nuestros hijos. Les adivinamos el pensamiento, velamos por ellos día y noche y corremos enloquecidas ante cualquiera de sus demandas, creando un fuerte y amargo lazo de unión.

MAMITA QUERIDA
¿Qué tan absorbente eres?
·                  Les resuelves la vida a tus hijos.
·                  Les adivinas el pensamiento, de ahí que no les permitas desarrollar su propio criterio.
·                  Los juzgas todo el tiempo al igual que a sus amigos.
·                  Controlas absolutamente todo en su vida. No les permites tomar decisiones porque tú sabes lo que es mejor para ellos.
·                  Como no quieres que sufran les suprimes los obstáculos que tengan que pasar aun a costa de tu propia salud emocional, por lo tanto no tienen tolerancia a la frustración.
·                  Los haces sentir perdidos sin ti.
·                  Analiza cuál es la situación frente a tus hijos. Recuerda que ellos deben comenzar a vivir sus propias experiencias porque son seres humanos diferentes a ti y tienen todo el derecho de vivir su vida a plenitud.

NUESTRA MADRE MACHACONA

Qué hacer para salir victoriosa
Si realmente tu madre es tan machacona que te hace la vida imposible, es hora de poner en marcha un plan para quitártela de encima.
 No siempre tiene porqué estar informada de todos tus movimientos, la falta de información será tu mejor arma. 

Muchos hijos caen en la trampa de intentar justificar cada cosa que hacen con mil detalles que supuestamente satisfarán a la madre, sin embargo, muchas veces conseguirán el efecto contrario. A más información, mayor posibilidad para la crítica, es como dar carnaza al tiburón. Intenta ser escueta cuando expliques tus planes y obvia algunos detalles que no le interesan. 
Otra buena táctica es contar las cosas una vez que las hayas hecho, así te evitarás el sentimiento de culpabilidad, las dudas y la indecisión debido a su rapapolvo anterior. Hazlo y luego díselo así. Su regañina no tendrá tanto efecto ya lo has hecho. También le enseñarás así que eres independiente para tomar decisiones y que no necesitas su opinión. 
Cada vez que haga comentarios del tipo “qué disgusto me llevo cada vez que te pones esa minifalda” contesta eludiendo la responsabilidad. “Si tu te llevas el disgusto, tu verás, es tu problema, podrías alegrarte, pero si eliges disgustarte es tu elección, yo no tengo nada que ver”. Desmonta su forma de involucrarte en su estado de ánimo y no te sientas responsable. Cuando vea que no te afecta y que no cambias de actitud dejará de hacerlo y buscará otra estrategia. 
Ante una pelea defiende tu idea hasta el final, no cedas nunca; cuando lo haces estás perdida y pierdes muchos puntos para la siguiente batalla. Si ve que te convence una vez, la próxima lo intentará con más ahinco. Tu conducta debe ser la contraria, no te dejes convencer nunca, si no refuerzas su comportamiento desaparecerá. 
No olvides que muchas actitudes de las madres, por manipuladoras que parezcan se deben a sus propios miedos e inseguridades y proceden de una generación en la que la mujer era mucho menos valorada. Tienes que demostrar a tu madre que las cosas han cambiado y que tú no tienes miedos de tomar decisiones, de pensar por ti misma y de defender tus derechos. Poco a poco comprenderá que no la necesitas tanto como ella cree. 
No te justifiques demasiado. Tus motivos no serán escuchados y servirán para que se vuelvan en tu contra. Al justificarte demuestras que estás insegura y que necesitas argumentos que apoyen tu conducta. Cuando alguien está seguro de lo que hace, no necesita justificarse. 
La premisa principal será, ignorar las manipulaciones y premiar y alabar las conductas contrarias como el ánimo, el apoyo, el interés verdadero, etc, así conseguirás que las cosas cambien entre vosotras. 

QUE LOS HIJOS NO SUFRAN

Por último, el especialista sostiene que también hay un tema importante con la aversión que las madres tienen al dolor de sus hijos. “Ellas aguantan mucho, pero no dejan que el hijo o la hija sufra” y eso para él es sinónimo de una “institucionalización de la victimización”, lo que claramente será recepcionado por los hijos, quienes luego repetirán el patrón de “la madre sufrida” en la adultez.

HIJOS MAMONES E HIJAS RIVALES

Así como a nadie se le enseña a ser madre, tampoco se nos enseña a ser hijos y por eso, las relaciones se van construyendo de a poco, con el paso del tiempo y las experiencias. Ahora, hay que tener claras las diferencias entre hijos e hijas, pues el género también incide en la relación con la mamá y por lo tanto, las consecuencias también serán diferentes.
En ese sentido, el psicoterapeuta afirma que la mayoría de los hombres son muy apegados a la figura materna y eso provoca que muchos de ellos en su adultez sean tildados con sobrenombres como “pollerudo” o “mamón”, esto por no hacer nada sin antes consultar la opinión de su mamá, persona de la cual tomaron el modelo de mujer.
Son ellos – dice – quienes después tenderán a “buscar mujeres dominantes y que toman más la iniciativa que ellos mismos para después (y esto es lo patológico), joderlas el resto de la vida y decir que son ellas las mandonas y no ellos los débiles”, asevera.
Las mujeres en cambio tienen una relación diferente con su madre. En este aspecto, el profesional dice que “aquí ocurre algo muy raro, por lo menos en las chilenas, donde la generalidad de ellas no se lleva bien con su mamá; no es que no la quieran, pero siempre hay una especie de rivalidad con ella”.
El por qué de esto es explicado por Venegas quien afirma que lamentablemente, “las mamás chilenas son muy entrometidas y siempre se están anticipando a todo”, provocando con esto que haya una nula experimentación por parte de sus hijos. “En la vida no todo es peligroso ni complicado. La vida se realiza descubriendo”, sostiene.
A pesar de estas diferencias, afirma que “lamentablemente ambos tipos de relación cada día se parecen más y por eso hay tanto hombre afeminado, en el sentido que no toma decisiones, no se arriesga ni se atreve a nada. Siempre está al alero de la polola, la pareja, la amante o la esposa”, dice.

_____________________

CONVERSACIONES DE LOS SINGLES

Hay madres locas por sus hijos, que los tienen hasta altas edades en casa.
Que justifican todos sus crímenes.
Que son suyos porque los han parido.
Que expulsan al bicho del marido y excluyen cualquier otra relación que enturbie a sus hijos.
Madres que luego los hijos se van y se quedan en la soledad más absoluta, enloquecen o lo que es peor se dan hasta la muerte.
Que han perdido el tiempo para un nuevo amor.
Que por los hijos no cuidaron la pareja, él siempre obedeciendo, ella siempre mandando, y los hijos saliéndose con la suya.
Los hijos no ocupan el primer lugar, sino un segundo y tercer puesto, hasta último.


_________________________________

SEXO Y PASIÓN CON MI MADRE  Relatos eróticos Marqueze
Hola, a continuación le voy a contar mi historia que es 100% real, pero al atípica para lo que siempre leemos en las paginas de relatos básicamente por la edad de los protagonistas.
Mi nombre es Andrés y tengo 32 años, llevo 10 años de casado con 2 hijos. Mi matrimonio no está nada de bien, nos llevábamos muy mal, problemas económicos, de convivencia cotidiana ya casi no nos soportamos y casi no teníamos sexo por eso motivos nos separamos hace tres meses. Por la imposibilidad económica de arrendar un departamento me fui a vivir con mi madre. Ella vive sola después de 3 fracasos matrimoniales y varias parejas ocasionales, pero en el momento que yo me fui a vivir con ella no tenía pareja.
Mi madre se llama Adriana, tiene 50 años y se conserva muy bien gracias a la gimnasia, cirugía y dietas. La que la hace una mujer muy atractiva, coqueta y apetecible lo que yo nunca había notado hasta ahora.
Después de 3 meses de vivir con ella las cosas eran bastante normales y cotidianas salvo por la costumbre de mi mamá de andar con poca ropa en su casa lo cual me perturba un poco por que no podía dejar de mirarla en sus paseos con ropa interior que casi siempre era ropa de encajes que se traslucían, dejaban ver sus pezones y los vellos de su conchita lo que debo confesar me calentaba mucho.

LA PASIÓN Y ESTIGMAS DE LA VIRGEN MARÍA

TE ANUNCIA SU ÚLTIMA CENA:
Tu hijo habló contigo y te dio ánimos, 
va a empezar su Pasión, su sacrificio, 
es la hora señalada para el tránsito.Te dice que dará una última cena con sus discípulos.
Nuestra Madre bendita presiente la desgracia.(Hagase tu voluntad mi Dios).Una extraña transpiración y escalofrios recorren todo su cuerpecito.Arde su piel.Orando llora, llora,llora en silencio...
Señal de la cruz,1 Padre nuestro, 1 Ave María,1 Gloria. 








No hay comentarios:

Publicar un comentario