noviembre 16, 2015

LOS AMIGOS DE PLUTARCO

La amistad se basa en la igualdad de los caracteres y formas de vida, por lo que, si uno quiere tener abundancia de amigos, tendrá que ser, como el dios marino Proteo, capaz de transformarse y adquirir diversas formas según la persona de la que uno quisiera ser amigo.

Y puesto que la verdadera amistad busca, sobre todo, tres cosas: la virtud como algo bueno, el trato como algo amable y la utilidad como algo necesario, conviene aceptar a uno como amigo habiéndolo juzgado antes, y alegrarse en su compañía y servirse de él, cuando uno lo necesita.

La amistad que ha sido probada con la lealtad y la fidelidad, ofrece refugio y ayuda; pero, cuando se demuestra que los que se infiltran en la amistad (nota de Jorge: los muchos del corrillo) sin ser sometidos a prueba son como las monedas falsas.

los que se desprenden de ellos se alegran
y los que los tienen desean
huir de ellos

Pero es difícil e incómodo huir o escapar de un amistad desagradable.

Es preciso no admitir como amigo al que nos abraza fácilmente, sin abrazar a aquellos que nosotros mismos creamos que son provechosos y dignos de nuestra atención.

Del mismo modo podrás salvar la amistad y el trato íntimo, acogiéndolo contigo después de haberlos probado durante largo tiempo.

El disfrute de la amistad es el trato íntimo, y lo más agradable de esto reside en estar siempre juntos y pasar unidos los días y las noches.

Por el contrario, las amistades buscan hacer semejantes los caracteres, las pasiones, las palabras, las ocupaciones y las disposiciones.

Por ello, el amigo fiel es raro y difícil de encontrar


Moralia, Plutarco





(nota de jg II: por qué nos preocupamos de personas con las que no podríamos ni soportaríamos la convivencia)

(nota de Jg III: AMOR = AMISTAD + SEXO)

No hay comentarios:

Publicar un comentario