enero 19, 2010

ROMA DA CIUDADANÍA: Texto no incluso XXXIX

Todavía queda un pulso por ganar, esta democracia no tiene madurez. Este socialismo es feo, deshonesto: dejar hacer, dejar pasar la miseria. El fin de la historia de Fukuyama no establecía si iba a abrir la muralla a los inmigrantes pobres; el liberalismo les dice que tienen que conseguirlo, pero ¿cómo, sin ciudadanía?¿Las instituciones europeas no pueden hacer más que la beneficiencia pietista de la derecha? Pensamos que son unos pillos y resulta que los saqueamos. Son nuestros iguales por encima de la raza, sexo, religión, nacionalidad y clase.

La nueva ilustración que viene nos hará mirarnos "cara a cara" obreros, negociantes, capitalistas, nuestros hogares y los hornos infernales de los anónimos.

(Cartas a EL INDEPENDIENTE, junio 1990)

No hay comentarios:

Publicar un comentario